Mandato de relatoras de DDHH de la ONU a Marruecos

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram

PALAIS DES NATIONS • 1211 GINEBRA 10, SUIZA

Mandatos del Relator Especial sobre ejecuciones extrajudiciales, sumarias o arbitrarias; el Relator Especial sobre la promoción y protección del derecho a la libertad de opinión y expresión; el Relator Especial sobre el derecho de reunión pacífica y la libertad de asociación; el Relator Especial sobre la situación de los defensores de derechos humanos; de la Relatora Especial sobre la tortura y otros tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes y del Grupo de Trabajo sobre Discriminación contra Mujeres y Niñas 

REFERENCIA: 

UA MAR 5/2021 

10 de junio de 2021 

Su Excelencia, 

Tenemos el honor de hablar con usted en nuestra calidad de Relator Especial sobre ejecuciones extrajudiciales, sumarias o arbitrarias; Relator Especial sobre la promoción y protección del derecho a la libertad de opinión y expresión; Relator Especial sobre el derecho de reunión pacífica y la libertad de asociación; Relator Especial sobre la situación de los defensores de derechos humanos; de la Relatora Especial sobre la tortura y otros tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes y del Grupo de Trabajo sobre Discriminación contra Mujeres y Niñas, de conformidad con las resoluciones 44/5, 43/4, 41/12, 43/16, 43 / 20 y 41/6 del Consejo de Derechos Humanos. 

En este contexto, queremos llamar la atención del Gobierno de Su Excelencia sobre la información que hemos recibido sobre denuncias de agresión física y sexual, hostigamiento, amenazas y allanamientos que han recibido periodistas y defensores de derechos humanos. La determinación del pueblo del Sáhara Occidental y los miembros de la organización ISACOM (Instance Sahraoui contre l’Occupation Marocaine) han sufrido desde noviembre de 2020, y que se han intensificado significativamente desde entonces. 

La Instancia Saharaui Contra la Ocupación Marroquí (ISACOM) defiende los derechos del pueblo del Sáhara Occidental a la independencia / autodeterminación y aboga por la liberación de los presos saharauis recluidos en las cárceles de Marruecos. La defensora de derechos humanos Sra. Aminatou Haidar fue elegida presidenta de la Autoridad, luego de su creación en septiembre de 2020, que está compuesta por una Junta Ejecutiva de seis miembros y una Asamblea General de 33 miembros. 

La Sra. Sultana Khaya es defensora de los derechos humanos y presidenta de la Liga para la Defensa de los Derechos Humanos y la Protección de los Recursos Naturales en Boujdour. Como parte de su trabajo en derechos humanos, la Sra. Khaya defiende el derecho de las poblaciones del Sahara Occidental a la autodeterminación y también los derechos de las mujeres, denunciando la violencia contra las mujeres saharauis. Según los informes, la Sra. Sultana Khaya ha sido sometida en el pasado a hostigamiento y agresión física por parte de las autoridades marroquíes, presuntamente en respuesta a sus actividades de derechos humanos. En 2007, mientras participaba en una protesta pacífica en Marrakech, el ojo de la Sra. Sultana Khaya fue atacado violentamente por un oficial de policía y ahora usa un ojo de cristal. 

La Sra. Luara Khaya es defensora de los derechos humanos y hermana de la Sra. Sultana Khaya, y también es miembro de la Liga para la Defensa de los Derechos 

Humanos y la Protección de los Recursos Naturales en Boujdour. La Sra. Luara Khaya también es la organizadora de un grupo musical en Boujdour que toca música tradicional saharaui y usa ropa tradicional durante las fiestas nacionales. 

El Sr. Babouzeid Mohamed Said Labbihi es un defensor de los derechos humanos y trabaja para documentar las presuntas violaciones de derechos humanos cometidas por las fuerzas de seguridad marroquíes en el Sáhara Occidental y aboga por el derecho del pueblo saharaui a la autodeterminación. El Sr. Saaed Labhi es también director del Colectivo Saharaui de Defensores de Derechos Humanos (CODESA). 

El Sr. Essalek Baber es un activista estudiantil y portavoz de un comité de estudiantes saharianos de la Facultad de Ciencias de la Universidad Ibn Zohr en Agadir. El Sr. Baber fue detenido en enero de 2016 luego de su participación en una manifestación en Marrakech, y su detención fue considerada arbitraria en una decisión emitida por el Grupo de Trabajo sobre Detenciones Arbitrarias, Opinión No. 67/2019. 

El Sr. Khalid Boufrayoua es un activista estudiantil y representante de la organización de estudiantes saharauis en la ciudad de Rabat. 

La Sra. Elghalia Djimi es defensora de los derechos humanos y uno de los miembros fundadores de ISACOM. También es vicepresidenta de la organización saharaui para la defensa de los derechos humanos y de la Asociación Saharaui de Víctimas de Graves Violaciones a los Derechos Humanos (ASVDH). 

El Sr. Hassanna Abba es un defensor de los derechos humanos y miembro del consejo ejecutivo de la Liga para la Protección de los Prisioneros Saharauis en las Prisiones de Marruecos (LPPS). Entre 2010 y 2017, el Sr. Abba fue secuestrado y agredido físicamente en al menos tres ocasiones, presuntamente en represalia por su labor de derechos humanos. 

El Sr. Lahcen Dalil es defensor de los derechos humanos y miembro de la junta ejecutiva de ISACOM, así como miembro de la Asociación para el monitoreo de recursos y la protección del medio ambiente en el Sáhara Occidental (AREN). El Sr. Dalil es miembro fundador y coordinador de la campaña «El Sáhara Occidental no está a la venta» contra la explotación de los recursos naturales del Sáhara Occidental. En represalia por sus actividades de derechos humanos, el Sr. Dalil fue víctima de una desaparición forzada en 1992, así como de una serie de agresiones físicas y hostigamientos presuntamente vinculados a su participación en actos delictivos y protestas pacíficas. 

La Sra. Mina Baali es defensora de los derechos humanos y miembro de la Asociación Saharaui de Víctimas de Graves Violaciones de los Derechos Humanos (ASVDH). La Sra. Baali ha sido detenida y agredida físicamente en el pasado en relación con su participación en protestas pacíficas. 

El Sr. Laaroussi Lafqir es un defensor de los derechos humanos y miembro de la Asociación para el Control de los Recursos Naturales y la Protección del Medio Ambiente del Sahara Occidental (AREN) El 

Sr. M’birkatte Abdelkrim es un defensor de los derechos humanos, periodista y operador de el sitio web «12 de octubre». El sitio web documenta presuntas violaciones de humanos derechos en el Sáhara Occidental y escribe informes sobre cuestiones relacionadas con el Sáhara Occidental. 

El Sr. Hmad Hammad es defensor de los derechos humanos, miembro de ISACOM y vicepresidente del Comité para la Defensa del Derecho a la Autodeterminación del Pueblo del Sahara Occidental (CODAPSO). 

El Sr. Maâti Monjib es un defensor de los derechos humanos que, como presidente de la organización Freedom Now, trabaja para promover el derecho a la libertad de expresión y los derechos de los periodistas en Marruecos. Es cofundador y miembro de la Asociación Marroquí de Periodismo de Investigación (MAIJ), asociación que trabaja para denunciar las denuncias de corrupción en el país. 

Las denuncias de amenazas, vigilancia, detención arbitraria, malos tratos durante la detención y graves violaciones del derecho a la salud de ocho defensores de los derechos humanos que documentan la situación en el Sáhara Occidental han sido planteadas previamente al Gobierno de Su Excelencia por mandato de los Procedimientos Especiales. titulares en comunicación MAR 5/2020, enviada el 7 de enero de 2021. Tomamos en consideración las respuestas recibidas del Gobierno de Su Excelencia a esta comunicación. 

Según la información recibida: 

Respecto a ISACOM 

El 20 de septiembre de 2020 se creó la organización ISACOM y recibió cobertura de medios nacionales e internacionales. 

El 29 de septiembre de 2020, el fiscal de la República de Laayoune abrió una investigación sobre ISACOM y su creación. En este anuncio, el fiscal supuestamente amenazó con encarcelar a miembros de ISACOM sobre la base de que las actividades de la organización amenazan la «integridad territorial» del Reino de Marruecos. Desde su creación, los miembros y fundadores de ISACOM han sido objeto, según informes, de un hostigamiento y amenazas cada vez más intensos por parte de las autoridades marroquíes. 

Con respecto a la Sra. Sultana Khaya y la Sra. Luara Khaya 

El 19 de noviembre de 2020, la Sra. Sultana Khaya fue arrestada en un puesto de control policial cuando regresaba a su casa en Boujdour desde Laâyoune, y llevada a una comisaría donde fue registrada por un mujer policía. Durante el registro, el oficial supuestamente insertó sus dedos en la boca, la vagina y el ano de la Sra. Khaya Sultana. Según los informes, antes de dejar el cargo, la Sra. Khaya Sultana fue amenazada por el comisario de policía si decidía continuar con sus actividades de defensa de los derechos humanos. 

Esa noche, de camino a casa, unos 20 vehículos y furgonetas de la policía y varios agentes de seguridad se colocaron frente a su casa y se cortó el acceso a ella desde la calle. Antes de la llegada de la Sra. Sultana Khaya, la Sra. Luara Khaya y su anciana madre fueron agredidas físicamente por agentes de seguridad. Su madre habría sufrido heridas en la cabeza y la espalda y quedó inconsciente durante casi cuatro horas antes de la declaración de culpabilidad de las familias ante los agentes antes de que la casa permita llamar a una ambulancia a la medianoche. El 20 de noviembre de 2020, la Sra. Luara Khaya fue agredida físicamente por uno de los guardias de seguridad, quien supuestamente la golpeó en la cabeza con un palo y la dejó inconsciente. Después de horas de negociaciones con los oficiales, a la Sra. Luara Khaya se le permitió ir al hospital para recibir tratamiento médico. A ningún miembro de la familia se le permitió acompañarla y regresó a casa al día siguiente. 

Desde el 21 de noviembre de 2020, una presencia constante de agentes de seguridad y vehículos policiales estaría estacionada frente a la casa de la Sra. Sultana Khaya en Boujdour, a quien se le impediría salir de la casa y estaría de facto bajo arresto domiciliario. Durante los primeros meses, los agentes estuvieron apostados fuera de la casa las 24 horas del día, con alrededor de 20 agentes de guardia en todo momento. Según sus uniformes, los agentes procedían de secciones de la policía local, la gendarmería, el ejército y las fuerzas de inteligencia marroquíes. La Sra. Sultana Khaya y su familia no han recibido ninguna justificación legal o motivo que justifique la presencia constante de agentes o el motivo por el que no puede salir de casa. 

En diciembre de 2020, según los informes, la Sra. Sultana Khaya y la Sra. Luara Khaya fueron agredidas físicamente por agentes de servicio, que presuntamente agarraron la bandera del Sáhara Occidental que ondeaban, con tanta fuerza que varios de sus dedos se rompieron. En al menos dos ocasiones, los agentes cubrieron las ventanas de la casa con plástico para evitar que la Sra. Sultana Khaya agitara la bandera por la ventana y filmara la presencia de los agentes en el exterior. Las personas que intentaron entrar a la casa para visitar a la familia y traer alimentos y suministros fueron sistemáticamente negadas por los agentes, que a veces usaron la fuerza. 

En enero de 2021, la Sra. Khaya Sultana, la Sra. Luara Sultana y las personas que vinieron a visitar a la familia fueron agredidas físicamente por agentes. En febrero de 2021, la familia Khaya informó de una notable escalada en las hostilidades entre miembros de la familia y oficiales ubicados fuera de la casa. La Sra. Khaya Sultana y la Sra. Luara Sultana fueron agredidas físicamente por los agentes. En uno de estos incidentes, el comisario de policía arrojó una piedra a la cara de la Sra. Sultana Khaya. Según la información recibida, su ojo fue atacado. Desde 2007, según los informes, los agentes de policía han amenazado en varias ocasiones con quitarle el ojo con el que todavía puede ver. 

Según los informes, el teléfono de la Sra. Sultana Khaya se vio comprometido el 16 de febrero de 2021, cuando su WhatsApp, contactos y conversaciones con organizaciones internacionales, así como fotos y videos se eliminaron involuntariamente de su teléfono. El mismo día, el Consejo Nacional de Derechos Humanos de Marruecos (CNDH) emitió un comunicado en el que dijo que se había comunicado con la Sra. Sultana Khaya y recomendó que el fiscal abriera una investigación sobre estos hechos.Sra. Sultana Khaya emitió una declaración en respuesta a esta recomendación, afirmando que sin embargo, la CNDH no se había comunicado con ella. El 21 de febrero de 2021, según los informes, un agente confiscó su teléfono y luego lo devolvió ese mismo día. El 23 de febrero de 2021, un hombre llegó a su casa e intentó entregarle un documento a la Sra. Sultana Khaya, supuestamente una citación del Fiscal General. Ella se negó a aceptar el documento, creyendo que era una orden de arresto, y el hombre se fue rápidamente. Se desconoce el contenido de estos documentos. 

A lo largo de marzo de 2021, el suministro eléctrico a la casa de la Sra. Khaya se cortó varias veces y, por la noche, los agentes de servicio seguían tocando puertas y arrojando piedras a su casa. Según los informes, los agentes también continuaron arrojando un líquido negro desconocido a la puerta y las ventanas de la casa, que olía mal y hacía que la familia sintiera náuseas y mareos. Los oficiales arrojaron el líquido desconocido a la cara de la Sra. Khaya Sultana el 5 de marzo de 2021, afectando su ojo de cristal. En varias ocasiones, utilizando una grúa, los agentes también intentaron sacar de la casa la gran bandera del Sáhara Occidental, con la que la Sra. Sultana Khaya había iniciado un ritual de ondearla todas las noches a las 20 horas cantando canciones revolucionarias saharauis. La Sra. Sultana Khaya fue objeto de repetidas agresiones verbales por parte de los agentes de servicio, incluidos insultos sexualizados y amenazas de violación. 

Según los informes, durante el mes de abril, la Sra. Sultana Khaya, la Sra. Luara Khaya y su madre fueron agredidas físicamente por agentes y amenazadas con violación y otros insultos sexualizados. La electricidad se cortó varias veces, hasta el 26 de abril de 2021, cuando los agentes de policía retiraron por la fuerza la caja de fusibles de la casa con herramientas de hierro. Según los informes, las llamadas de la familia al proveedor de electricidad se encontraron con respuestas que indicaban que se les negó la electricidad en respuesta a las protestas de la Sra. Sultana Khaya. Como resultado, la familia ha confiado desde entonces en los paneles solares instalados en el techo. El 28 de abril de 2021, un oficial de servicio frente a la casa de la Sra. Khaya, según los informes, le apuntó con un arma a la cara y amenazó con matarla. 

El 10 de mayo de 2021, alrededor de las 5:30 a.m., un grupo de 40 agentes entraron a la fuerza en la casa de la Sra. Khaya a través del techo. Según los informes, la redada duró unos 30 minutos, durante los cuales los agentes destrozaron y destrozaron varios artículos de la casa, confiscaron el pasaporte de la Sra. Khaya, alrededor de 1.500 euros, los teléfonos móviles, las computadoras portátiles y la televisión de la familia. Al entrar a la casa, los agentes se acercaron a la cama de la Sra. Khaya y supuestamente le cubrieron la nariz y la boca con un trapo empapado en un líquido químico no identificado. La Sra. Luara Khaya y su hermano fueron agredidos físicamente por agentes, que también amenazaron a su madre con matar a sus hijas si no detenían sus actividades de derechos humanos. 

El Sr. Babuizid Muhammed Saaed Labhi, el Sr. Salek Baber y el Sr. Khalid Boufrayoua fueron detenidos por la fuerza, esposados ​​y vendados por los agentes durante la redada y colocados en un automóvil sin distintivos. A continuación, los tres hombres fueron llevados a una comisaría de policía en Boujdour, donde fueron torturados durante dos horas antes de ser trasladados a una zona 5, a rural remota  unos 60 km de El Aaiún, donde fueron liberados. 

En las primeras horas del 12 de mayo de 2021, un grupo de agentes de seguridad enmascarados allanó nuevamente la casa. Los agentes presuntamente agredieron sexualmente a la Sra. Sultana Khaya, la patearon repetidamente y lesionaron los genitales, y agredieron sexualmente a la Sra. Luara Khaya, sometiéndose a la penetración con palos y postes de metal. Su hermano también fue agredido físicamente por agentes, dejándolo inconsciente. Cuando la Sra. Sultana Khaya y la Sra. Luara Khaya intentaron salir corriendo de la casa para escapar de los agentes, los agentes las detuvieron y las llevaron de vuelta a la casa atadas, pateadas y pisoteadas por los agentes. Durante la redada, los agentes destrozaron el panel solar y las ventanas de la casa, y destrozaron el frigorífico y la lavadora. Los agentes también arrojaron una gran cantidad de líquido no identificado por toda la casa, sobre sus ropas, mantas y ropa de cama, dejándolos inutilizables. La Sra. Sultana Khaya descubrió que los agentes habían dejado su pasaporte, confiscado el día anterior, en la basura. 

El 28 de mayo de 2021, se informa que la policía y los guardias de seguridad generalmente colocados frente a la casa ya no estaban allí, con solo un automóvil restante y más lejos de lo habitual. Un grupo de cinco personas se acercó a la Sra. Luara Khaya, dos de las cuales reconoció como pertenecientes a la CNDH. Asustada, regresó a casa y, desde el techo, la Sra. Sultana Khaya le dijo al grupo que se negaría a hablar, después de lo cual finalmente se fueron. 

El 2 de junio de 2021, un grupo de 40 policías rodeó la casa. Dos de los agentes de policía, supuestamente de la policía judicial, supuestamente pidieron hablar con la Sra. Sultana Khaya, pero ella se negó a hablar con la policía en ausencia de su abogado. Al parecer, los agentes se refirieron en particular a los contactos de la Sra. Sultana Khaya con «organizaciones internacionales». El 5 de junio de 2021, tres oficiales ingresaron a la casa por el techo, utilizando dos grúas, y descendieron al segundo piso, antes de salir a los pocos minutos. Se expresaron temores sobre la posible instalación de equipos de vigilancia durante la operación. Desde ese día, se ha impedido que los miembros de la familia que lleven alimentos y baterías para el cargador del teléfono celular y otros suministros al hogar lo hagan. Desde que se cortó la electricidad, la familia ha confiado en estas baterías para usar sus teléfonos y otros equipos eléctricos. 

Durante la documentación y verificación de los incidentes mencionados a través de intercambios con las partes interesadas relevantes, varios Procedimientos Especiales recibieron una comunicación del Gobierno de Su Excelencia sobre ciertos detalles del caso de la Sra. Sultana Khaya mencionado anteriormente. Arriba, recibida el 28 de mayo de 2021 . 

en cuanto a la Sra Elghalia Djimi 

de septiembre a diciembre de 2020, la Sra Djimi habría sido objeto de vigilancia por parte de agentes de seguridad marroquíes, tanto en el exterior de su 6 

casa en el Aaiún Y cuando ella estaba saliendo. 

El 8 de mayo de 2021, se reanudó la vigilancia de la Sra. Djimi por parte de agentes de seguridad marroquíes. 

El 10 de mayo de 2021, la Sra. Djimi fue a la casa de la Sra. Baali después de una redada policial, acompañada de su hermana, la Sra. Mbarka Alina Baali. Sin embargo, a su llegada, los guardias de seguridad de la casa les informaron que tenían prohibido entrar a la casa. Luego, la Sra. Baali salió a saludar a su hermana y a la Sra. Djimi y habló con ella hasta que un grupo de 20 agentes vestidos de civil se acercó a las mujeres y las obligó a abandonar el área. Se dice que uno de los agentes filmó a la Sra. Djimi y la Sra. Mbarka Alina Baali desde su llegada. La Sra. Djimi fue empujada y pellizcada violentamente por uno de los agentes, a quien reconoció, y también fue agredida verbalmente por él. 

El 12 de mayo de 2021, la Sra. Djimi abandonó Laâyoune por motivos familiares. 

Respecto a la Sra. Mina Baali, la Sra. Salha Boutinguiza, el Sr. Laaroussi Lafqir y el Sr. M`birkatte Abdelkrim 

El 9 de mayo de 2021, un grupo de 50 agentes de seguridad organizó una redada en la casa de la Sra. Baali en Laâyoune, ingresando a la fuerza por el techo , el garaje y rompiendo la puerta de entrada de la casa. Según los informes, los agentes destruyeron muebles de la casa y confiscaron dinero, teléfonos móviles y otros dispositivos electrónicos. La Sra. Baali, su hermana y una amiga, que estaban de visita en ese momento, fueron agredidas físicamente por los agentes. El asalto tuvo lugar frente al hijo de 12 años de la Sra. Baali. Antes de la redada, los agentes cortaron el suministro eléctrico a la casa, supuestamente. 

El 10 de mayo de 2021, el Sr. Laaroussi Taglabout y el Sr. Ambairkat Abdelkrem fueron agredidos físicamente por un grupo de 35 a 40 agentes de seguridad frente a la casa de la Sra. Baali cuando intentaban ingresar. 

El 10 de mayo de 2021, la electricidad en la casa de la Sra. Salha Boutinguiza fue cortada, supuestamente por agentes de seguridad marroquíes. Un grupo de oficiales vestidos de civil y uniformados rodearon la casa de la Sra. Boutinguiza y amenazaron a su familia, exigiéndole que abandonara la casa de la Sra. Baali. Al día siguiente, según los informes, la Sra. Boutinguiza fue agredida físicamente por agentes de seguridad, lo que provocó una lesión en la mano. 

El 12 de mayo de 2021, un grupo de agentes de seguridad, supervisados ​​por policías vestidos de civil, entraron a la fuerza en la casa de la Sra. Baali por la puerta trasera. Durante la redada, la Sra. Baali fue sometida a agresiones físicas y verbales por parte de agentes y le confiscaron la bandera del Sáhara Occidental. 

Del 9 al 25 de mayo de 2021, los agentes estuvieron apostados fuera de la casa de la Sra. Baali, lo que le impidió salir de su casa. La electricidad en la casa se restableció el 14 de mayo de 2021. 

Con respecto al Sr. Lahcen Dalil

El 9 de mayo de 2021, el Sr. Dalil fue a la casa de la Sra. Baali después de enterarse de que se estaba llevando a cabo una operación policial. Unos minutos después de que el Sr. Dalil entrara en la casa, los agentes de seguridad supuestamente lo agredieron físicamente antes de meterlo por la fuerza en un automóvil y llevarlo a las afueras de Laayoune. El Sr. Dalil fue luego presuntamente agredido físicamente por los agentes durante varias horas y luego lo dejaron en este lugar aislado, sin zapatos. 

El Sr. Dalil caminó descalzo y con fuertes dolores hasta el pueblo más cercano y desde allí, tomó un taxi hasta Laâyoune. A su regreso, descubrió que su coche había sido «robado». Cuando encontró su coche, descubrió que los neumáticos se habían pinchado. 

Respecto al Sr. Hmad Hammad 

El 9 de mayo de 2021, un grupo de 20 agentes de seguridad marroquíes llegó a la casa de un amigo del Sr. Hmad Hammad, a quien estaba visitando en ese momento. Según los informes, los agentes agredieron verbalmente al amigo del Sr. Hammad por recibirlo en su casa, lo que llevó al Sr. Hammad a salir de la casa. Mientras lo hacían, los agentes supuestamente agredieron físicamente al Sr. Hammad, diciéndole que tenía que pedir permiso a la policía antes de salir de su casa y que no podía recibir visitas. 

Concerniente al Sr. Hassanna Abba 

El 8 de mayo de 2021 a las 4:40 am, el Sr. Hassanna Abba se dirigía a la casa de su hermano en Laâyoune cuando fue detenido por un coche de policía que transportaba a cuatro agentes de policía. Al parecer, uno de los agentes comenzó a insultar verbalmente al Sr. Abba antes de salir del vehículo para agredirlo físicamente. Los otros tres agentes salieron rápidamente del automóvil y también supuestamente agredieron físicamente al Sr. Abba, hiriéndole el pie y las manos y dejando marcas en su rostro. Sin embargo, el Sr. Abba no fue al hospital por temor a ser arrestado. 

Respecto al Sr. Maâti Monjib 

En octubre de 2015, el Sr. Monjib fue acusado de «atentados a la seguridad interna del Estado» en relación con actos de «propaganda» susceptibles de «socavar la lealtad de los ciudadanos al Estado y a las instituciones del Estado». Pueblo marroquí ”(artículo 206 del Código Penal) vinculado a su presunta participación en la organización de una jornada de formación online para periodistas ciudadanos. Otros siete periodistas también están preocupados por este caso, y también fueron imputados en virtud del artículo 206, o acusados ​​de haber «recibido fondos del exterior sin informar a la Secretaría General de Gobierno». El Sr. Monjib también ha sido acusado de fraude. El caso contra los ocho acusados ​​aún está en curso, y el juicio se ha pospuesto más de 20 veces. 

Desde 2015, se han suscitado temores de que las autoridades marroquíes hayan sometido al Sr. Monjib a vigilancia digital.

 

Según los informes, el Sr. Monjib también ha sido objeto de frecuentes campañas de difamación por parte de los medios estatales, en las que se le acusa habitualmente de malversar fondos de la sociedad civil e incitar a la violencia. 

El 7 de octubre de 2020, el Fiscal General anunció que el señor Monjib estaba bajo investigación por lavado de dinero. En los meses anteriores al anuncio, el Sr. Monjib fue citado en numerosas ocasiones por la brigada de la policía nacional en Casablanca para ser interrogado, y en los días posteriores al anuncio, los miembros de la familia del Sr. Monjib fueron citados para ser interrogados en una comisaría de policía de Casablanca. Casablanca. Según los informes, miembros de su familia, que viven en Rabat, a unos 90 km de Casablanca, fueron interrogados sobre las actividades de derechos humanos del Sr. Monjib. La apertura de la investigación contra el señor Monjib sería una medida de represalia por sus artículos críticos sobre la Dirección General de Vigilancia Territorial, en los que acusaba a la Dirección de vigilar organizaciones y miembros de la sociedad, civiles, así como políticos de oposición. 

El 12 de octubre de 2020, el Sr. Monjib inició una huelga de hambre para protestar por la investigación abierta en su contra y el interrogatorio de sus familiares. Terminó su huelga de hambre tres días después, el 15 de octubre de 2020. 

La audiencia de un caso separado en el que se acusa al señor Monjib de «amenaza a la seguridad interna del Estado», se llevó a su encuentro de 2015, que fue originalmente programado para el 21 de octubre de 2020, se ha pospuesto debido a la pandemia de COVID-19. 

El 29 de diciembre de 2020, alrededor del mediodía, el Sr. Monjib fue arrestado por ocho agentes de seguridad vestidos de civil en un restaurante en el distrito Hassan de Rabat, pocos minutos después de su llegada al restaurante. Los agentes no proporcionaron una orden judicial para este arresto. Más tarde ese mismo día, el Sr. Monjib fue presentado al fiscal del tribunal de primera instancia de Rabat y acusado de «blanqueo de capitales». Al día siguiente, el señor Monjib fue llevado ante el juez de instrucción, quien ordenó su detención preventiva y fijó la próxima audiencia de investigación para el 20 de enero de 2020. El señor Monjib fue detenido en la prisión de El Arjat 2 en la localidad de Venta. 

El 27 de enero de 2021, el Sr. Monjib fue declarado culpable in absentia de «socavar la seguridad interna del estado» y «estafa» por el tribunal de primera instancia de Rabat y sentenciado a un año de prisión. El 1 de febrero de 2021, el Consejo Superior de la Judicatura anunció su apoyo a la sentencia del tribunal de primera instancia en el caso del señor Monjib. 

El 23 de marzo de 2021, el señor Monjib fue puesto en libertad condicional por el Juzgado de Primera Instancia de Rabat, luego de una huelga de hambre que había iniciado el 4 de marzo de 2021. Había iniciado esta huelga de hambre para protestar contra su detención, el presunto irregularidades en el proceso judicial en su contra, incluida la audiencia del 27 de enero, y la campaña de hostigamiento y difamación contra su familia.

Luego de su liberación, se informó al señor Monjib que se había reabierto la investigación por el cargo de «lavado de activos», que había sido informado el 5 de marzo de 2021 que se había cerrado. 

El 8 de abril de 2021, la audiencia de apelación del Sr. Monjib, que estaba programada para ese día, fue aplazada por el Tribunal de Apelación de Casablanca. La audiencia está programada para el 10 de junio de 2021. 

Sin prejuzgar la veracidad de estos alegatos, expresamos nuestra mayor preocupación por los reportes denunciados sobre actos de hostigamiento, agresión física y sexual y actos de intimidación y amenazas de muerte contra la Sra. . Sultana Khaya, Luara Khaya, Mina Baali, Salha Boutanguiza, Sr. Lahcen Dalil, Sr. Hassanna Abba, Sr. Laaroussi Lafqir, Sr. M`birkatte Abdelkatta, Sra. Mina Baali, Sra. Salha Boutanguiza, Sr. Lahcen Dalil, Sr. Hassanna Abba, Sr. Laaroussi Lafqir, Sr. M`birkatte Abdelkrim, Sr. Essalek Baber, Sr. Khalid Boufrayoua, Sr. Babouzeid Mohamed Said Labbihi, Sra. Elghalia Djimi y Sr. Hmad Hamad. Seguimos seriamente preocupados por la presencia continua de agentes de seguridad frente a la casa de la Sra. Sultana Khaya desde noviembre de 2020, así como por las severas restricciones a su libertad de movimiento como resultado de esta presencia y el impacto en su integridad física y psicológica, incluida la amenaza de muerte de la que habría sido víctima el 28 de abril de 2021. Esta preocupación se ve agravada por la presunta ausencia de base legal que explique la justificación de esta presencia continuada.La naturaleza sistemática y calculada de esta táctica es motivo de especial preocupación, ya que parece representar un esfuerzo concertado para intimidar y disuadir a los defensores de los derechos humanos en el Sáhara Occidental de ejercer su derecho a la libertad de expresión y asociación, y parece haber sido ejecutado en represalia por sus actividades pacíficas y legítimas de derechos humanos, incluido el intercambio de información y el diálogo con las Naciones Unidas, así como la pertenencia a una organización de derechos humanos. De confirmarse, estas denuncias constituirían una violación del derecho a la libertad de expresión y asociación, protegido por los artículos 19 y 22, así como el derecho a la vida protegido por el artículo 6 del Pacto Internacional de Derechos Humanos. Civil y político (ICCPR ), ratificado por el Gobierno de Vuestra Excelencia el 3 de mayo de 1979. Recordamos al Gobierno de Vuestra Excelencia que estos derechos están previstos en los artículos 5, 6 y 12 de la Declaración sobre el derecho y la responsabilidad de las personas, grupos y órganos de la sociedad para promover y proteger los derechos humanos y las libertades fundamentales universalmente reconocidos (A / RES / 53/144). 

En su Observación General No. 36, el Comité de Derechos Humanos indicó que la obligación de proteger el derecho a la vida requiere que los Estados partes tomen medidas especiales de protección para las personas en situaciones de vulnerabilidad cuya vida está expuesta a un riesgo particular debido a amenazas específicas o pre -patrones de violencia existentes, esto preocupa en particular a los defensores de los derechos humanos. 

Estamos profundamente consternados por los informes de agresión sexual y por la naturaleza sexualizada de las amenazas y los abusos verbales presuntamente hechos contra las defensoras de derechos humanos en cuestión. Con base en las alegaciones contenidas en esta carta, deseamos recordar al Gobierno de Su Excelencia las obligaciones que le incumben en virtud del artículo 7 de la Convención Internacional sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer (CEDAW), ratificada el 21 de junio de 1993, que dispone que Los Estados adoptan todas las medidas apropiadas para eliminar la discriminación contra la mujer en la vida política y pública del país, incluido el derecho a participar en organizaciones y asociaciones no gubernamentales interesadas en la vida pública y política del país. 

Como señaló el Grupo de Trabajo sobre Discriminación contra Mujeres y Niñas en uno de sus informes al Consejo de Derechos Humanos (A / HRC / 23/50), el estigma, el acoso y los ataques directos se utilizan para silenciar y desacreditar a las mujeres que hablan abiertamente como líderes. , trabajadores comunitarios, defensores de derechos humanos y políticos. Las defensoras son a menudo objeto de violencia de género, como insultos, abusos sexuales o violaciones; pueden ser objeto de intimidación, ataques, amenazas de muerte e incluso asesinato. La violencia contra las defensoras a veces es tolerada o perpetrada por actores estatales. El Grupo de Trabajo recomendó acelerar los esfuerzos para eliminar todas las formas de violencia contra la mujer, incluso mediante el establecimiento de un marco jurídico integral para luchar contra la impunidad, a fin de hacer realidad los derechos humanos. Fundamentos de la mujer y mejorar las condiciones propicias para la participación de la mujer en la política y la sociedad. vida. 

En una declaración conjunta, el Grupo de Trabajo sobre Discriminación contra Mujeres y Niñas destacó que las defensoras de derechos humanos enfrentan desafíos únicos, motivados por una discriminación profundamente arraigada contra las mujeres, las mujeres y los estereotipos sobre el papel que deben desempeñar en la sociedad. Hoy, el auge de los fundamentalismos de todo tipo y el populismo político, junto con los regímenes autoritarios desenfrenados y la codicia desenfrenada de lucro, alimentan aún más la discriminación contra las mujeres, intensificando los obstáculos que enfrentan las defensoras de los derechos humanos. Además de los riesgos de amenazas, ataques y violencia que enfrentan todas las defensoras de derechos humanos, las defensoras de derechos humanos están expuestas a riesgos específicos, como ataques misóginos, violencia de género (incluida la violencia sexual), falta de protección y acceso a la justicia. así como la falta de recursos. 

También deseamos referirnos a la resolución 68/181 de la Asamblea General, adoptada el 18 de diciembre de 2013, sobre la protección de las defensoras de derechos humanos, así como a la resolución ACHPR / Res.245 (LIV) 13 de la Comisión Africana de Derechos Humanos y Derechos de los Pueblos en relación con los desafíos que siguen enfrentando las defensoras en el continente africano en relación con el reconocimiento, ejercicio y goce de sus derechos. Más específicamente, nos gustaría referirnos a los artículos 7, 9 y 10, de la Resolución 68/181 de la Asamblea General por la cual se invita a los Estados, respectivamente, a reconocer públicamente el importante papel que juegan las defensoras de derechos humanos, a tomar medidas concretas para prevenir amenazas, hostigamiento y violencia contra ellas y luchar contra la impunidad por estas violaciones y abusos, y asegurar que todas las medidas legales, administrativas y políticas que afecten los derechos de las defensoras sean compatibles con las disposiciones pertinentes del derecho internacional de los derechos humanos.

Agradecemos al Gobierno de Su Excelencia su comunicación del 28 de mayo de 2021, pero nos preocupa especialmente el hecho de que esta información, que nos llegó mientras intercambiábamos con diversas fuentes sobre estos casos, parece poner en entredicho la totalidad de las alegaciones. traído a nuestra atención. Dada la gravedad de estos alegatos, agradeceríamos que su Gobierno nos aclarara las medidas tomadas por las autoridades judiciales para investigar y esclarecer de manera exhaustiva, imparcial y transparente las graves violaciones. alegado en esta comunicación. 

Además, deseamos expresar nuestra mayor preocupación en respuesta a las denuncias de agresión física y tortura del Sr. Essalek Baber, el Sr. Khalid Boufrayoua y el Sr. Babouzeid Mohamed Said Labbihi. Estas acusaciones, si se confirman, pueden constituir una violación de la prohibición absoluta e inderogable de la tortura y otros tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes, codificada en el artículo 7 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos y en los artículos 2 y 16 de la Convención contra la Tortura y Otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes (CAT), que Marruecos ratificó el 21 de junio de 1993. 

También queremos expresar nuestra profunda preocupación por la presunta detención y detención arbitrarias del señor Maâti Monjib y los cargos en su contra, presuntamente en represalias por sus actividades periodísticas. De confirmarse, estas acusaciones estarían en contradicción con la responsabilidad de los Estados de garantizar el derecho a la libertad de expresión según lo dispuesto en el artículo 19 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos. También se expresan serias preocupaciones por las denuncias de que la familia del Sr. Monjib ha sido objeto de actos de hostigamiento e intimidación, y considera que estos actos son intentos de atacar indirectamente al Sr. Monjib y evitar que lleve a cabo sus legítimas actividades de derechos humanos y periodismo. 

Encontrará los textos completos relacionados con los instrumentos legales y otras normas de derechos humanos establecidas en el sitio web www.ohchr.org. También podemos proporcionarle estos textos si los solicita. 

Dada la urgencia del caso, agradeceríamos al Gobierno de Su Excelencia que nos brinde una respuesta sobre las gestiones preliminares tomadas para proteger los derechos de las personas mencionadas anteriormente. 

Dado que es nuestra responsabilidad, en virtud de los mandatos que nos ha encomendado el Consejo de Derechos Humanos, tratar de aclarar los casos que se nos señalen, le agradeceríamos que nos hiciera llegar sus comentarios sobre las siguientes preguntas: 

  1. Indique cualquier información adicional y comentarios que pueda tener sobre las acusaciones anteriores. 
  2. Especifique la base jurídica para la presencia continua de policías, agentes de seguridad y vehículos frente a la casa de la Sra. Sultana Khaya desde noviembre de 2020, y la prohibición de que la Sra. Khaya Sultana y su familia salgan de la casa y reciban visitas como ellos lo ven oportuno. 
  3. Sírvanse proporcionar información detallada sobre la base jurídica de las redadas denunciadas en la casa de la Sra. Khaya Sultana el 10 de mayo de 2021 y el 12 de mayo de 2021. 
  4. Proporcione información específica sobre la base jurídica de la presunta redada policial en la casa de la Sra. . Mina Baali el 9 de mayo de 2021. 
  5. Sírvanse proporcionar información sobre la base fáctica y jurídica del presunto secuestro del Sr. Essalek Baber, el Sr. Khalid Boufrayoua, el Sr. Babouzeid Mohamed Said Labbihi el 10 de mayo de 2021. 

6 Proporcione información sobre la investigación sobre ISACOM y su constitución, abierta el 29 de septiembre de 2020, y las razones para iniciar esta investigación. 

  1. Sírvanse indicar qué medidas se han adoptado para garantizar que los defensores de los derechos humanos, incluidos los miembros de la sociedad civil, puedan trabajar en un entorno propicio que les permita realizar sus actividades legítimas sin temor al acoso, a la estigmatización, por su integridad física, o de criminalización de cualquier tipo. 

A la espera de una respuesta suya, solicitamos al Gobierno de Su Excelencia que tome todas las medidas necesarias para garantizar la protección de los derechos y libertades de las personas mencionadas, iniciar investigaciones sobre las violaciones presuntamente perpetradas y llevar a los responsables ante la justicia. También solicitamos a su Gobierno que adopte, de ser necesario, todas las medidas necesarias para evitar la repetición de los hechos mencionados. 

Es posible que expresemos nuestras preocupaciones públicamente en un futuro cercano, ya que creemos que la información recibida es lo suficientemente confiable como para señalar un problema que requiere atención inmediata. También creemos que la opinión pública debe ser informada de las repercusiones que potencialmente podrían ocasionar los hechos alegados. El comunicado de prensa indicará que nos hemos puesto en contacto con el Gobierno de Su Excelencia para aclarar el asunto en cuestión. 

Esta comunicación, así como cualquier respuesta recibida del gobierno de Su Excelencia, se hará pública dentro de los 60 días en el sitio: Internet informes de comunicaciones. También estarán disponibles más adelante en el informe habitual que se presenta al Consejo de Derechos Humanos. 

Acepte, Excelencia, el testimonio de nuestra más alta consideración. 

Morris Tidball-Binz

Relatora especial sobre ejecuciones extrajudiciales, sumarias o arbitrarias 

Irene Khan

Relatora especial sobre la promoción y protección del derecho a la libertad de opinión y expresión 

Clement Nyaletsossi Voule 

Relatora especial sobre el derecho de reunión pacífica y la libertad Asociación 

Mary Lawlor 

Relatora especial sobre la situación de los defensores de los derechos humanos 

Nils Melzer 

Relatora especial sobre la tortura y otros tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes 

Elizabeth Broderick 

Presidenta-Relatora del Grupo de Trabajo sobre Discriminación derespeto por las mujeres y las niñas